Mi pelo es una hipérbole

cartoon_fro

 

Mi pelo es una hipérbole porque mientras caen chorros de agua sobre él tarda minutos en absorber esa cascada. Tengo que revolcarlo con mis manos para que se humedezca.

Mi pelo es una hipérbole rebelde que si no esta embadurnado de  crema decide encresparse. Tiene un estilo así como el  de alambres de púa, pero me gusta porque es como un simbolismo de mi rebeldía.

Hiperbólico es mi cabello que cuando estoy en público llama mucho la atención. Siento como algunos me miran con asombro, admiración y hasta desprecio. Pero, lo más sorprendente fue ver a un niño pequeño quedarse con la boca abierta mientras recogía con su mirada  mi hermosa melena.

Mi pelo es una hipérbole porque no puedo usar cepillos; sino peinillas de dientes anchos para poder domar estos rizos.

Es la mezcla de razas en todo su esplendor. Al frente se da a conocer como un rizo tenue y suave. Atrás le sale lo de negro, sí lo de negro. Un rizo encaracola’o, tostadito…Y si me dieran a escoger entre los dos la batalla sería fuerte. Porque el rizo de al frente me acuerda la hipérbole del carácter dócil de mi madre y de lo buena que es ella. Y el de atrás me acuerda a papi enchisma’o, rebelde y terco.

El de al frente también representa las raíces que heredé de papi con su cabello rizo y suave como el de mi hermana. Sin embargo, el de atrás representa las raíces bien plantadas que heredé de  mi madre.

Que hipérbole es mi cabello, la unión de  razas, de distintos caracteres, de distintas formas, la unión de experiencias.

A mi cabello le dan rabietas cuando al amanecer se encrespa como la cresta de una gallina.

Nunca lo entiendo, pero lo amo como hipérbole bipolar que es. Esta hipérbole es una drama queen como la dueña. Que todo lo exagera, que todo lo rechaza.

El no aguanta pinches, pero muy bien que los guarda por días y días. Los encuentro cuando menos me lo espero… es una cajita de sorpresas esta hipérbole rebelde. Mi pelo recoge pajitas, flores,  hojas…

El sentimiento hiperbólico se le despierta cuando le azota el viento. Se levanta como una bandera anunciando todo su esplendor y su orgullo. Y cuando termina su espectáculo se acomoda como buen bufón que es.

Digo adiós al  que critique mi erizada expresión hiperbólica. Adiós a los prejuicios y el que dirán. Yo vivo feliz con mi rizo ondulado y rebelde. Dejen quietas mis pasas rebeldes. Miren, pero no toquen.

Las criticas, la envidia y el rechazo jamás domarán estos rizos hiperbólicos que Dios creó con tanto esmero. Si me cuestionas porque llevo así mi pelo, preparate compatriota para un sabroso duelo.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s