Volvió a su estado natural. 

Hoy comparto con ustedes lo que le ocurrió a mí cabello hace aproximadamente un mes. 

  
Estaba de viaje por lugares donde el frío llegó a bajar hasta los 32 grados.  Sabiendo que el régimen de mi cuidado de cabello iba a cambiar un poco decidí llevar pequeños potes de productos y crear combinaciones para   combatir el frizz en aquel cambio de clima.

Llevé productos como el Curl Enhancing Smoothie, el Styling Milk y el Shea Butter de Shea Moisture.  También añadí al repertorio el champú JBCO de la misma línea. 

Como era nueva en esto de un clima frío y porque mi cabello se acostumbró al clima tropical se me hizo un poco difícil los primeros días en establecer una rutina rápida y segura para mí cabello. 

Comencé por mezclar el Shea Butter y, el Styling Milk y el Smoothie, pero noté que la combinación era un poco pesada para mí cabello. 

Así que opté por mezclar el Styling Milk y el Smothie para una definición leve del cabello y en otras ocasiones mezclaba el Shea Butter con el Smoothie.

Por alguna razón mi cabello no necesitaba de tanta atención como lo requería en el Caribe. 

Así que pude disfrutar bastante de aquellas hermosas vaciones sin la preocupación de que el cabello no colaborará.

Mi cabello vio poca peinilla, mucho cambio de clima, poco sol, mucha lluvia y un ” frío pelú”.

Había días en los que con un poco de agua mi cabello cogia forma. 

Entiendo que al no haber tanta presencia del vapor y la humedad caribeña mi zereta hizo lo que yo esperaba de ella; que se comportara.

Además, les cuento que pude dejar que mi cabello bailara junto a la lluvia francesa e italiana. 
Mi cabello sobrevivió el frío y la falta de un acondicionamiento profundo. 

No sé si fue el cambio de clima, pero mis pasitas se animaron y crecieron. 
Pero ,como cada aventura siempre tiene una doble cara mi pelo eventualmente pagó las consecuencias de la dejadez. 

Cuando regresé al calor encendido de Puerto Rico puede ver los efectos del frío sobre mi cabello. 

Un poco más áspero, mi pelo llegó sin vida y el frizz se notaba a flor de piel. 
El sueño congelado había llegado a su final y tuve que regresar a las raíces de mi régimen. 

Comencé a darme tratamientos profundos con el Super Fruit Complex 10-in-1 Renewal System de Shea Moisture.

 Así mismo, utilizo el aceite de oliva o el aceite de coco para preparar el cabello para su lavado. 
Estoy tratando de no humedecerlas greñas con mucha agua para que no se carguen de humectación; pues he notado que mientras más las humedezco más tímidas se ponen. Es decir, que su volumen no es tanto. 

Aprendí que menos es más y que hay que “dejar el cabello ser”, pues mientras más lo manipulamos peor puede reaccionar. 

Mi regreso a Puerto Rico me enseñó que pronto tendré que recortarme porque mis puntas ya poco a poco se están erizando más de lo normal. 

Si le doy una vista al salón les contaré. Por ahora me alegro que mi cabello poco a poco se está hidratando y encaracolando como solía hacer. 
Mientras tanto me conformo que ha vuelto a su estado natural. 

Y me regocijo en las memorias de los paseos que dio mi cabello por las calles “romanticonas” de aquellos lugares donde rara vez veía el sol.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s