El toldo para la autoestima

En aquellos años en los que llevaba el cabello químicamente procesado recuerdo que uno de los elementos esenciales que debía llevar mi cabellera era una pollina.  Tenía que estar sumamente estirada, con un brillo excepcional.

 Sin importar que textura llevara mi cabello y el estado estético en el que estuviera;  esos flequillos tenían que estar presente “no matter what”.  Recuerdo vivamente estar parada frente al espejo cada mañana con la plancha en mano.  Era un proceso arduo y de precisión que me llevaba a un  “pasa pasa” obsesivo de la plancha sobre esos flequillos frágiles.


 

Como todo proceso tiene una razón de ser y porque disfruto analizar la conducta humana hasta agotarme mentalmente, la memoria me hizo reflexionar sobre este acto abusivo al que sometía a mi pobre melena.

 

Primero pensé que era por moda, pero las modas vienen y van y mi pollina en las mayorías de las temporadas permanecía.  Luego rememoré que mi madre durante su propio proceso con el cabello tenía en ocasiones unos flequillos.  Y me dio esa piquiña de querer justificar mi conducta con lo que se aprende de nuestros seres queridos.  Pero, eso era ya exagerar el asunto y echarle la culpa a quien no la tenía.

 

Y no era que me molestase llevar la pollina; sino que aquel acto de conseguir la perfección, me robaba tiempo y dinero.  Para que al fin y al cabo de alguna u otra forma la pollina se encaracolara o se manifestara con una estática descomunal.

 

Entonces, ¿qué rayos era?  Nada más y nada menos que la autoestima jugando con mi mente.  Una se acostumbra tanto a verse de cierta forma que le es imposible imaginarse de otra.  Tenía complejos de tener la frente grande y a veces pensaba que sin los flequillos no me veía bonita.

Y qué manera más fea de pensar sobre mí propia hermosura.  Por momentos me acuerdo que lavaba el cabello y no lo secaba, lo recogía en un moño, pero la pollina estaba presente para darme un aura de “perfección””.  Con ella me sentía segura, así me convencía de que estaba lista para enfrentar el mundo, para ir a la escuela, a la fiesta, a la pachanga…

 

Como la autoestima nos corroe y nos pone en posiciones tan difíciles.  El que dirán, ni se diga,  era cosa seria y lo sigue siendo.  Pero, si uno viviese de lo que la gente piensa y dice, no sería feliz.   A mí nadie nunca me confirmó aquellas ideas locas en mi cabeza.  Nunca alguien me dijo “que frente más grande tienes”’ o que “fea te ves sin la pollina”.

 

Eso de sentirse insegura de lo que se tiene o de lo que se carece es invento de una misma.  O el de creernos los mitos ofensivos que lanzan  las palabras de los ignorantes y cortos de mente.

 

Alegremente hoy puedo decir que he trabajado con aquel miedo de estar sin una pollina.  Tanto así que como saben ustedes llevo el cabello al natural, sin la necesidad de acercar uno de esos aparatos electrónicos a mis pasurines.

 

Quien diría que por ahí andaría con unos twists outs, con trenzas, con un puff, con el cabello despeinando, repelado y con la frente en alto en la que rebotan los rayos del sol de mi isla caribeña.  Con entera certeza les anuncio que puedo vivir con o sin pollina.

 

Definitivamente  una juega con lo que tiene y fortalece su propia autoestima.  La pollina aparecey desaparece   en mi cabello a veces por antojo y en ocasiones por necesidad (por aquello de que no veo cuando el cabello al frente está demasiado largo).

 

Si de algo estoy segura es que la pollina servía de mascara para mis inseguridades imaginarias, porque ni era, ni soy un ogro.

 

No nos escodamos detrás de las caretas.  Que si en ocasiones aparecen, sean toldos retractables para jugar con la belleza y con los estilos, pero que de ninguna forma sean mecanismos para destruir el amor propio.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s